Serrano sin verguenza


Recuerdo hace varios años un líder espiritual me presentó ante su audiencia con las siguientes palabras: Esta noche nos visita alguien de Huaraz, su nombre es tal... y de seguro que ha venido trayéndonos queso, 'charqui' y choclo...  ¡adelante!. - Sabía que lo decía en broma, pero a mi parecer, ese comentario hace mucho que había pasado de ser broma a burla. Y aunque por más "inofensivas" que hayan parecido sus palabras, se quedaron marcadas en mi mente, no sólo porque la gente rompió en risa, sino también porque reflejaba el estereotipo que mucha gente tiene respecto a los que venimos de la sierra.

Es triste decirlo, pero en los casi 6 años que vivo en Lima,  he conocido a muchas personas que siendo lo que son, y viniendo de donde vienen, evitan hablar o mencionar sus raíces, sus vivencias y costumbres, por el sólo hecho de ser serranos.

En mi caso, nací en Lima, pero no me siento limeño. A donde voy digo que soy de Huaraz, porque mis padres y toda mi familia son de de ahí, una ciudad a poco más de 3000 metros de altura donde se come rico y se respira aire fresco.

Así también, quiero que mis hijos aprendan nuestras costumbres, que no sólo sepan comer en restaurantes de franquisia que abundan en la capital, sino que sepan también saborear el cuy, tomarse un buen caldo de mote, o una generosa taza con tocos para mantener la buena salud, etc.

En la distancia y con los años uno aprende a valorar sus orígenes, y si alguien hace una broma no hay que amilanarse, sino contrarrestar la situación con buen humor sin titubeos, no hay porqué sentirte menos que los demás; gracias a Dios somos tan iguales a cualquier persona que proviene de la costa, la sierra o la selva. En mi caso, soy un serrano sin ninguna vergüenza.

El reto de cumplir un año mas


En fechas pasadas tuve cumpleaños con cierto sentimiento de melancolía. Lejos de ser un día de alegría, este se convertía en uno de vacíos por no haber alcanzado las metas trazadas 365 días antes.

Si eso mismo te ha ocurrido, ha de ser porque te sientes insatisfecho por las cosas que has logrado y por aquello que todavía sueñas alcanzar. En mi caso, mi reto máximo es canalizar aquello que sé hacer para generar un cambio positivo en lo que me rodea. La verdad, no es fácil, pero tampoco imposible. Gracias a Dios tengo a Telma, quien todo hace lo que esté a su alcance para darme las herramientas que necesito para alcanzar el objetivo.

Aveces nos descarriamos y comenzamos a transitar por "atajos" que más tarde terminan siendo callejones sin salida. Por lo que es mejor, dar pasos bien pensados, no apresurados que conllevan a tropiezos y causan heridas que pueden ser evitables.

A la par, sueño también porque mi hijos se alimenten de esos mismos retos y que puedan ir más allá de lo que como padre puedo alcanzar. Lo poco que sé quiero que lo aprendan para que sean también soñadores con los pies en la tierra.

Carpa Ottawa II National Geographic - Opinion


Hace poco estaba en busca de una carpa. El mercado es basto, desde las más básicas de playa hasta aquellas que son para alta montaña. Indagué varias marcas, modelos y precios. No quería una muy barata ni tampoco una muy cara, sino una promedio, resistente a un clima intermedio. Al final estaba en una disyuntiva, si inclinarme por la Sundome para 3 personas, Coleman que tiene las siguientes características:


O ir tras una Ottawa II para 2 personas National Geographic, aún cuando hay poca información (opiniones y/o críticas en foros, etc), en comparación a Coleman que puedes encontrar una larga lista de foros que te dan una idea del producto, por lo que en el caso de este último, prácticamente lo comprarás a ojo cerrado, con la confianza de ser un producto de la National Geographic y con la información que sólo te dan las tiendas.

PERO ¿QUE TAL ES LA CARPA NATIONAL GEOGRAPHIC?

Después de ver pros y contras opté por la "NatGeo" porque aún cuando indica que es para dos personas, entramos cuatro, mi esposa, mis dos hijos (1 y 5 años) y yo, era más amplia de lo que pensamos. Viene con protección solar UV (para los ojos y piel que son muy sensibles a la radiación, especialmente los niños), y como la mayoría de carpas tiene mayas para mejorar la ventilación en el interior.

La instalación fue sencilla y entretenida, no hay que ser un experto para armarla, y lo bueno que a diferencia de la Coleman,  permite que en el piso de entrada se puedan dejar fuera algunos elementos como zapatos, mochilas o bolsos, ya que éstos quedan bajo la protección del cubretecho que llega casi hasta el suelo alrededor de toda la carpa, por lo que soportará cualquier embestida de la lluvia en dirección oblicua.

En resumen, la calidad de la carpa National Geographic es muy buena en su categoría, se trata de una carpa tres estaciones, diseñada para condiciones de tiempo moderadas, como las asociadas a la primavera, verano y otoño.

Espero hacer un "unboxing" en Youtube para que puedan conocer un poco más de esta carpita.

FICHA TÉCNICA 
Modelo: Carpa Ottawa II
Alto: 120 cm / Ancho: 140 cm
Profundidad: 200 cm + 60 cm
Resistencia al agua: 1200 mm
Capacidad total: 2 personas
Composición: 1 habitación
Material de la carpa: Poliéster
Material del piso: Polietileno
Material de las varillas: Fibra de vidrio
Procedencia: China
Puerta de entrada: Con piso
Peso: 2,9 Kg
Incluye: Bolso para transportar, salida para cable eléctrico, gancho en el techo para lámpara., dos bolsillos de malla para accesorios, estacas para mayor estabilidad,  protección solar UV, y costuras termoselladas.


Recomendaciones:
Después de cada viaje de campamento se debe ventilar y sacudir la carpa para remover exceso de humedad y suciedad.

El Espiritu Aventurero

De muchachos podíamos ir a cuanto lugar queríamos. Cogíamos la maleta con los implementos básicos, una frazada y en conjunto alquilábamos la carpa, cada uno se ofrecía en poner la sartén, la olla, y cuanto utensilio que se podía llevar de la cocina de mamá.

Con la llegada de los hijos, la idea de viajar, acampar y sumergirse en la aventura pasa a un segundo plano, porque hay que cuidarlos de la gripe, la tos y cuanta peste los aceche.

Sin embargo, después de varios años de "recogimiento", al fin podemos decir que estamos listos para volver al camino, pero esta vez como un equipo de 4, con más fortaleza como para soportar las inclemencias que se presentan en el viaje.

Por eso, con mucha confianza podemos decir que el espíritu aventurero ¡aún está vivo!

Campamento Aguak

5 años en Lima

5 son los años que han pasado desde que mi familia y yo decidimos dejar nuestra tierra, Huaraz para vivir una nueva etapa en Lima. Jonah sólo tenía 6 meses de nacido y la mayoría de cosas que trajimos sólo eran nuestras ropas y muchos discos compactos :D

No fueron fáciles nuestros inicios, adaptarse a una nueva urbe, cuesta. En el camino nos encontramos con amigos que hicimos años atrás y muchos otros nuevos que conocimos aquí y que hoy nos quieren como si fuéramos su familia.

En 2011, Dios abrió las puertas del Ministerio Público - Fiscalía de la Nación para integrar sus filas administrativas, ahí conocí a varios compañeros de trabajo, que con el tiempo se han ganado todo mi respecto y hoy valoro su trabajo. También por un tiempo en nuestros inicios apoyamos a unos hermanos muy cariñosos en Comas... ¡qué manera de darse de lleno para compartir el amor de Dios a la gente necesitada!. Y meses después se nos abrieron las puertas de una espacio espiritual llamado Zona 1 (en los límites del Callao y San Martín de Porres) y ahí conocimos una innumerable lista de amigos a quienes hoy también amamos con todo el corazón.

Cuando dejamos Huaraz éramos sólo 3 y ahora integra nuestras filas, Elías, nuestro bebé de 10 meses. Y ahora ya nos sentimos completos, familiarmente hablando.

Queda todavía una deuda pendiente que la de volver un día a Huaraz y estar al lado de mis padres a quienes dejé con muchas lágrimas, y que no hay día que pase sin que ellos hagan una oración para que el Dios del cielo me cuide donde quiera que esté.

Tal vez sea larga la lista de personas que hoy son nuestro soporte, pero a todas ellas les damos las gracias por habernos acompañado en todos estos años. No es necesario mencionarlas, por en su corazón saben cada uno quiénes lo son. Ellos mismos se dan por aludidos - como dice esta canción de Marcos Vidal.